Archive for Junio 2008

El mes que viene, el grupo conocido como G8, que está formado por los dirigentes de los 8 países más ricos del mundo, se reunirán en su cumbre anual, que este año tiene lugar en Japón. Pedimos a estos líderes mundiales que demuestren su compromiso real en ayuda al desarrollo, salud y cambio climático.                

                                  elmundo.jpg

Lo que nos gustaría conseguir de esta cumbre, es que el grupo G8 reaccione ante las siguientes cuestiones:

  • Entregar la ayuda prometida: En la reunión del G8 de 2005 los líderes mundiales prometieron cancelar la deuda externa y dar más ayuda para los países pobres. La deuda externa se canceló para 21 países, pero los países del G8 se comprometieron a donar 50 mil millones de dólares más al año, cosa que no han cumplido. Este año ha disminuido la ayuda de Italia, Francia, Japón y el Reino Unido. Siguen siendo deficitarios los Fondos Globales para la Educación y para la Lucha contra el VIH y el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

  • Salud para todos: Exigimos más ayuda para el cuidado de la salud para que los países pobres puedan mejorar sus servicios para la salud, para que recluten, capaciten y paguen mejor a las/los trabajadores de la salud, y así provean un cuidado de la salud gratis para todos. Desde el 2005, 4 mil millones de dólares de alivio a la deuda permitieron que el gobierno de Zambia introdujera asistencia sanitaria gratuita en las zonas rurales. El gobierno japonés ha puesto la asistencia sanitaria en la agenda del G8. Si cumplen con este compromiso hacia 2010 se podrán salvar cuatro millones de vidas anualmente.

  • Cambio Climático: Dejar de contaminar y empezar a ayudar. Los líderes mundiales deben enfrentar el cambio climático firmando un acuerdo global donde se comprometan a cortar drásticamente sus emisiones de carbono y aumentar su financiación y así ayudar a los países pobres a adaptarse a los efectos del cambio climático.

Los temas principales de esta cumbre son ayuda, salud y cambio climático. Es el momento de recordarles que no pueden jugar con el mundo, al menos, no con nuestro mundo.

   080617_g8_2001.jpg
Aquí puedes ver a un grupo de personas manifestandose ante el G8. 

Ahora puedes escribir tu mensaje para hacerte oír y poder ayudar a millones de personas que viven en la extrema pobreza. Solo tienes que indicar tu nombre, apellidos y mail aquí ¡tu mensaje cambiará el mundo!

FIRMA AHORA

¡Muy buenas! Mi nombre es Azucena Gual (Azul) y acabo de incorporarme a este proyecto. Inicio con este tema porque soy mexicana, profesional y migrante en España… así que sabrán comprender, apoyar y quizás debatir sanamente mi manera de pensar y expresarme.

Soy parte de esos importantes movimientos migratorios actuales, que cada vez más se caracterizan por el incremento del colectivo de las mujeres. Un colectivo donde más del 70% de las mujeres tienen como mínimo el bachillerato y/o estudios universitarios, según estudios sociólogos recientes de Nueva Empresa, S.L de Castilla La Mancha.

Sin embargo, englobar a todas las mujeres extranjeras en un solo colectivo, el de “inmigrantes” no es del todo preciso. Tampoco por nacionalidades, pues no existen problemáticas, ni motivaciones uniformes. Así pues, y en muchos de los casos, la mujer africana tiende a reagruparse una vez que el marido esté regularizado. Una situación que no facilita una plena integración en España, condicionada su presencia al permiso de los maridos, lo cual limita su propia autonomía e independiencia, condicionando inevitablemente su capacidad y libertad personal. Aunque comienza a notarse un incremento en la migración de mujeres separadas.

Caso contrario con las mujeres de América, mujeres con plena autonomía, donde la mayoría han iniciado su proceso migratorio de manera regularizada, dejando muchas veces patrimonio, marido, hijos e hijas en el país de origen. Sus motivaciones son distintas y puede ir desde ser las encargadas de enviar recursos a los suyos para la compra de la vivienda, los estudios del marido, sus hijas e hijos e incluso el establecimiento de un negocio para el sostenimiento familiar, pasando por la espera de un reagrupamiento familiar para mejorar su calidad de vista e incluso motivadas por el matrimonio sincero con algún español (¡rompamos estereotipos!).

Para muchas mujeres, España significa una puerta abierta a un nuevo mundo donde hay más igualdad y menos opresión, discriminación que coharte su libertad personal y oportunidades para mejorar, aunque en un principio muestre su lado más sombrío que se acentúa mucho más en la mujer extranjera por su doble condición de migrante y de mujer…

Taller Mujeres Inmigrantes CEPAIM

La lapidación es uno de los medios de ejecución más antiguos y atroces, se celebra en público y consiste en que los asistentes lancen piedras contra el condenado, hasta matarlo. Como las personas podemos soportar golpes fuertes sin perder el conocimiento, la lapidación origina una muerte muy lenta. Esta práctica provoca un  sufrimiento enorme en la persona, por eso este tipo de ejecución se abolió poco a poco, junto con otras medidas como la tortura, a medida que se imponían los derechos humanos.

         lapidacion.jpg

Irán continúa aplicando la lapidación a los acusados de cometer adulterio, desoyendo así al Comité de Derechos Humanos de la ONU, según el cual tratar el adulterio como delito es contrario a las normas internacionales. Sin embargo, la ley iraní prescribe que “las piedras han de ser escogidas de forma que sean lo suficientemente grandes para causar daño pero no tanto como para matar a la víctima de forma inmediata”.

             lapidacion1.jpg

En la actualidad siguen muriendo personas apedreadas en Irán y al menos 10 mujeres y dos hombres se encuentran en riesgo de ejecución por lapidación.

Apoyando de nuevo la idea de la abolición total de la pena de muerte, las autoridades Iraníes DEBEN cambiar las normas que autorizan la lapidación, así como dejar de reconocer como delito las relaciones sexuales consentidas entre adultos.

                                            lapidacion-de-jafar-kiani.jpg

          Esta imagen es de la lapidacion de Ja’far Kiani en el año 2007.

Tú puedes ayudar a salvar las vidas de esas mujeres y de esos hombres que se encuentran en riesgo de ser lapidados brutalmente en pleno Siglo XXI. Desde que se puso en marcha esta campaña, se han salvado de la lapidación al menos seis personas, también se han conseguido aplazamientos de ejecuciones, algunos de estos casos están en proceso de revisión o a la espera de un nuevo juicio.

                                       protestairan_nt_.jpg

Necesitamos toda la ayuda del mundo para acabar con esta aberración. Si quieres colaborar, sólo es necesaria tu firma, para firmar hazlo aquí:

Firma contra la lapidación

                    lobo_home.jpg

Había una vez un niño es una campaña de información y sensibilización organizada por Global Humanitaria sobre la situación de miles de menores camboyanos que trabajan en las calles de Phnom Penh y que son blanco fácil para pederastas extranjeros. Por poco más de un dólar consiguen abusar de un menor. La pobreza y la pasividad policial y judicial truncan la infancia de estos niños. Había una vez un niño que después de sufrir abusos sexuales no volverá a ser el mismo.

Ko es un niño de 13 años que vive en una villa a unos 35 kilómetros de Phnom Penh, desde que una constructora forzó a su familia y a otras tantas a marcharse de la capital. Allí se instalaron en una casita hecha de pedazos de madera y caña. El interior está vacío y oscuro. En el suelo de tierra hay algunas ollas. Fuera de aquel delgado techo no hay árboles, no hay agua, no hay animales. Ésta fue la única salida que les ofrecieron tras la expulsión de Phnom Penh. Sin trabajo los padres, a tan larga distancia del movimiento de la ciudad, la supervivencia de la familia depende de Ko.

                      historia_ko_1.jpg

El niño explica que se gana unos rieles lustrando zapatos en Phnom Penh, y vendiendo el fuego que enciende los inciensos de los devotos que llenan los templos budistas durante las fiestas religiosas. Es muy tímido, sus ojos son enormes y tiene el hablar suave y pausado. Cuenta que gran parte del dinero que gana al día -con suerte, unos tres dólares- se lo gasta en transporte. Pero no hay alternativa. Desde su metro y algo de estatura es consciente de que si no viaja hasta la ciudad no hay ningún ingreso en la familia: no hay comida.

Las calles de Phnom Penh están llenas de niños trabajadores como Ko, que juegan y van a la escuela cuando encuentran tiempo, y se ocupan de su propia supervivencia. El parque de diversiones New Garden, comenta el niño, es un buen sitio para sacarse unos rieles lustrando zapatos o vendiendo mangos, ya que allí acuden a diario un montón de camboyanos y extranjeros para pasear y pasar el rato.

Algún día del año 2005 hasta New Garden llegó el australiano Damien Walker, de 27 años, y convenció a Ko para que lo acompañase a su apartamento de la capital. Llevó a Ko y a cinco niños más, de los que abusó sexualmente en reiteradas ocasiones, como pudieron comprobarlo los investigadores de Protect. Tras la denuncia a la policía local y el juicio, Walker fue condenado a 10 años de prisión.

Una parte de los pederastas extranjeros que actúan en países como este, arrastran condenas por abusos a menores cometidos en sus lugares de origen. Acuden a países donde la infancia es más vulnerable y está menos protegida para poder cumplir sus fechorías. Las víctimas continuarán siendo un blanco fácil para ellos mientras continúen las condiciones precarias en las que se encuentran la mayoría de niños Camboyanos.

                                        camboya_protec1.jpg

Desde el año 2003 Global Humanitaria y Action Pour les Enfants trabajan en el Proyecto Protect, un plan contra la pederastia en Camboya. Las imágenes de la exposición Había una vez un niño, el documental y el monográfico que puedes consultar desde esta página web muestran con detalle cómo se vive y se trabaja en las calles de la capital camboyana para perseguir estos delitos, denunciarlos y proteger a menores vulnerables por su situación de pobreza y desamparo familiar.

No acostumbro a escribir dos articulos el mismo día pero, esta vez tengo más que decir sobre el mismo tema… así que… ahí va:

Galicia, mellor sen touradas

    galicia_mellor_sen_touradas.jpg

ECOLOGÍA/ECOLOXÍA

La industria taurina dice:

Si la tauromaquia es abolida, el toro de lidia desaparecerá, y las dehesas también; arrastrando a numerosas especies protegidas a la extinción.

La realidad:

La cría de los toros de lidia no es la única finalidad ni función de las dehesas. Muchas especies se benefician de estos espacios naturales y mantienen los ecosistemas que han formado en ellas. Los toros que son criados en estos espacios no tienen un rol fundamental en el desarrollo de las dehesas, y su supresión o disminución no devendría en daño alguno al ecosistema.

Igualmente, especies como el lince o el águila imperial, gozan de una protección legislativa bastante aceptable, que las protege. Una alianza llamada Foro Encinal nunca ha calificado la cría de toros de lidia como beneficiosa para el  delicado estado ecológico de las dehesas.

  

SOCIEDAD/SOCIEDADE

La realidad en Galicia es muy distinta a lo que algunos pretenden mostrar. Las encuestas del Instituto Gallup, realizadas en el año 2006, evidencian que sólo el 14% de la sociedad gallega se declara aficionada a las corridas de toros.

Galicia es una de las comunidades autónomas más antitaurinas, junto con Cataluña, y una muestra de ello es la escasez de festejos taurinos.

ECONOMÍA/ECONOMÍA

Cada año, diferentes ayuntamientos gallegos dedican parte de sus presupuestos municipales al financiamiento y subvención de espectáculos taurinos. Este dinero es público, y por tanto, proviene de los bolsillos de todos l@s ciudadan@s de esas ciudades.

El regalo de un dinero público a una actividad cruel y más propia de la Edad Media supone una vulneración de los valores democráticos, donde l@s ciudadan@s tenemos mucha voz. El dinero que financia ferias taurinas es suprimido de consignaciones para gastos sociales, educativos, infraestructuras, sanidad, etc.; suponiendo un claro perjuicio en el bienestar del conjunto de la ciudadanía gallega.

Villas como Noia o Sarria decidieron la supresión de las subvenciones públicas a festejos taurinos. Tras dicha supresión, no ha habido festejo alguno, ya que a los empresarios no les compensaba organizar un festejo sin dinero público.