Category: Experiencias del terreno

Cristina Aguirre , Maika Eggericx y Mireia Peña, ha realizado el proyecto de Payasos Sin Fronteras en centros asistenciales de Siria. Esta es la segunda vez que están presentes en este país desarrollando un proyecto para mujeres y niños iraquíes refugiados allí.

Cristina Aguirre declara que “a través de distintas técnicas les han ayudado a encontrarse con ellas, a escucharse y a reírse. Si tienen confianza en ellas, podrán transmitirla a otros refugiados recién llegados”. Cristina es consciente de la gran labor que tiene entre manos y de sus rápidos resultados: “En poco tiempo se vieron grandes avances, las abuelas jugaban más con los nietos, estaban más sonrientes y más felices, incluso desde el segundo día se quitaron el velo y se descubrieron ante nosotras”.

Las payasas realizaron talleres de expresión corporal y de impostación de voz para mujeres iraquies refugiadas maltratadas o traumatizadas por la guerra “Estas mujeres han huido de Irak donde han sufrido violaciones, malos tratos o han visto asesinar a su familia”, explica Cristina, “aunque es difícil que se concentren, trabajamos para evadirlas de la realidad, para que tomen confianza en sí mismas y sean capaces de reírse”.

Payasos Sin Fronteras no duda del éxito de este proyecto: “las mujeres han quedado encantadas e intentarán poner más calor a su día a día, mujeres que vuelven a casa con más sonrisas, mujeres que tenían depresión y ahora se sienten mejor”.

      

 

Origen Siria, destino Marte

Payasos sin fronteras se dirigió a la frontera entre Siria e Irak con la finalidad de representar una obra de teatro donde los niños palestinos refugiados se marchan a Marte porque en la Tierra nadie les quiere… Se encontraron durante tres horas retenidas en la frontera antes de poder llegar finalmente al campo de refugiados donde más de 700 personas sufren la fatalidad de una situación de este tipo… A pesar de los inconvenientes, consiguieron llegar a los corazones de los más de 300 niños que viven en este campo, que se encuentra algo olvidado entre un sitio y otro. “El recibimiento fue increíble, nunca me habían acogido así”, cuenta Cristina. Los niños palestinos les esperaban con gran ilusión “el proyecto en Siria ha sido un éxito, nunca crees que tu trabajo pueda tener tanto sentido”.

En la ultima semana, Payasos sin fronteras tiene “corresponsales” en Bosnia y Haití. Además, visitarán Palestina el próximo 8 de Agosto para volver a colmar de sonrisas a los niños más castigados…

¡Muy buenas! Mi nombre es Azucena Gual (Azul) y acabo de incorporarme a este proyecto. Inicio con este tema porque soy mexicana, profesional y migrante en España… así que sabrán comprender, apoyar y quizás debatir sanamente mi manera de pensar y expresarme.

Soy parte de esos importantes movimientos migratorios actuales, que cada vez más se caracterizan por el incremento del colectivo de las mujeres. Un colectivo donde más del 70% de las mujeres tienen como mínimo el bachillerato y/o estudios universitarios, según estudios sociólogos recientes de Nueva Empresa, S.L de Castilla La Mancha.

Sin embargo, englobar a todas las mujeres extranjeras en un solo colectivo, el de “inmigrantes” no es del todo preciso. Tampoco por nacionalidades, pues no existen problemáticas, ni motivaciones uniformes. Así pues, y en muchos de los casos, la mujer africana tiende a reagruparse una vez que el marido esté regularizado. Una situación que no facilita una plena integración en España, condicionada su presencia al permiso de los maridos, lo cual limita su propia autonomía e independiencia, condicionando inevitablemente su capacidad y libertad personal. Aunque comienza a notarse un incremento en la migración de mujeres separadas.

Caso contrario con las mujeres de América, mujeres con plena autonomía, donde la mayoría han iniciado su proceso migratorio de manera regularizada, dejando muchas veces patrimonio, marido, hijos e hijas en el país de origen. Sus motivaciones son distintas y puede ir desde ser las encargadas de enviar recursos a los suyos para la compra de la vivienda, los estudios del marido, sus hijas e hijos e incluso el establecimiento de un negocio para el sostenimiento familiar, pasando por la espera de un reagrupamiento familiar para mejorar su calidad de vista e incluso motivadas por el matrimonio sincero con algún español (¡rompamos estereotipos!).

Para muchas mujeres, España significa una puerta abierta a un nuevo mundo donde hay más igualdad y menos opresión, discriminación que coharte su libertad personal y oportunidades para mejorar, aunque en un principio muestre su lado más sombrío que se acentúa mucho más en la mujer extranjera por su doble condición de migrante y de mujer…

Taller Mujeres Inmigrantes CEPAIM

Os presentamos un proyecto de cooperacion basado en la Danza y la Musica en Nicaragua. ¿Quieres saber mas? Sigue leyendo la informacion que nos envian nuestros compañeros de la Fundacion Psicodanza.

El uso de la danza y la música con fines terapéuticos data de épocas muy remotas. La Enciclopedia Británica hace mención de dibujos sobre paredes de cuevas de la edad de piedra que representan sacerdotes en actitudes de danza.Y data alrededor de 4000 años antes de nuestra era. La danza puede ser la técnica más antigua de curar. Los antiguos aseguraban: el baile es salud, y desde entonces muchas investigaciones han demostrado que el baile moviliza todos los elementos físicos y psicológicos de las personas. La danza es campo idóneo para el desarrollo corporal y espiritual de los seres humanos.

La expresión corporal por su capacidad de comunicar estados anímicos a través del movimiento puede llegar a ser más asimilada como lenguaje de primera instancia. En distintos niveles a la vez, la danza es un medio de comunicación universal, concreta y comprensible a cada ser cualquiera sea su condición social, económica e ideológica. De acuerdo con esta doble finalidad, es decir, la expresión y la comunicación, los pacientes-alumnos ya sean niños, adolescentes o adultos, pueden llegar a la máxima capacidad expresiva sin tener que alcanzar previamente una destreza, que para muchos está más allá de sus posibilidades físicas.

cooperacion internacional1La implementación de la danza como terapia ha demostrado que beneficia a todo aquel que la recibe, tanto a personas con discapacidad o sin ella, logrando, según sea el caso, la adaptación e integración social mediante el restablecimiento psíquico, atenuando o eliminando trastornos de conducta y colaborando a la rehabilitación, habilitación o reeducación, por medio de la corrección o compensación de su defecto, además de lograr mejor postura, coordinación, estabilidad y equilibrio, creando habilidades motrices básicas y artísticas, aumentando el acervo cultural, alegría y posibilidades de creación, reforzando el trabajo colectivo, la autorrealización, la independencia responsable, creando una atmósfera afectiva, adecuada, sobre el principio integrativo y el del aprendizaje social activo.

En Nicaragua la Fundación Psicodanza trabaja con niños y niños con autismo, esquizofrénicos, retardo mental en diferentes grados, síndrome de down, limitados físico motores, deficiencia auditiva, comprende también, a niñas en situación de riesgo, maltrato y abandono implementando un programa comprensivo con apoyo de organizaciones nacionales e internacionales no gubernamentales. Procura obtener también el apoyo gubernamental y el de las municipalidades de todo el país a medida que extienda su acción. Se prevé establecer relaciones de trabajo especiales con el Ministerio de la Familia y otros que tienen objetivos sociales compartidos.

El método que se utiliza integra elementos tales como: creativos (improvisación, experimentación y pruebas de movimiento, composiciones); ejercicios físicos motores (movimientos básicos, juegos, acrobacia); movimientos con música (análisis de ritmos, juegos de canciones); elementos básicos de técnicas de danza (ballet, danza moderna y contemporánea, folclore y variedades).

Al mismo tiempo, y tomando en cuenta la existencia de Fundaciones semejantes en otros países, la Fundación Psicodanza busca apoyo a fin de crear intercambios que beneficien el desarrollo del mismo.

Si alguien tiene interes en recibir mas informacion sobre estos proyectos puede ponerse en contacto con Veronica Arana, veronica.arana(at) yahoo.com

Tercera y ultima parte de las experiencias de una cooperante en Senegal.

Más tarde conocí la historia de Ansata o Astu, es muy normal que en Senegal la gente cambie sus nombres y los acorten. Astu tampoco nació en Sam Sam. Ella vivía en un pueblecito cercano a Dakar, pero cuando su padre murió, su madre no podía hacerse cargo de ella y se la entregó a su cuñado que vivía en Sam Sam. De esta manera, llegó al barrio. Astu tiene 27, no está casada y tampoco quiere casarse hasta que no pueda mantenerse. Es una mujer muy inteligente y con una mentalidad muy abierta, teniendo en cuenta el mundo en el que vive. Ella actualmente es una de las monitoras del colegio Kalasans. Sin embargo, cuando Astu llegó al barrio, sus comienzos no fueron tan fáciles. Se encontró con que tenía que hacerse cargo de la casa de su tío, quien vivía con su mujer y sus cuatro hijos varones. El tío de Astu, al que ella automáticamente pasa a llamar padre una vez que va a vivir con él, algo muy normal en Senegal, es biólogo y profesor en la universidad de Dakar. Todos sus primos o hermanos han podido cursar estudios superiores y todos ellos trabajan. Pero cuando Astu llegó al barrio, no sabía que hacer, sólo trabajaba e iba a estudiar costura a Dakar. Su jornada comenzaba a las 5 de la madrugada cuando se levantaba y marchaba a la capital a estudiar. Regresaba al barrio a la hora de la comida y tenía que cocinar para toda la familia. Cuando terminaba de recoger y limpiar, iba al colegio a trabajar. Su situación era complicada porque ella estaba estudiando y trabajando, privilegio que no todo el mundo tiene en Senegal y menos aún siendo mujer, pero su jornada era agotadora. Todo cambió gracias a Regina y a la mentalidad abierta de su tío, que hizo posible que Astu se fuera a estudiar a Camerún, donde pasó dos años aprendiendo inglés y formándose en costura, corte y confección. La historia de Astu es muy complicada, sin embargo, es una mujer privilegiada, teniendo en cuenta las condiciones en las que se encuentran muchas mujeres en Senegal. No todas pueden estudiar, muchas se casan siendo las segundas o incluso terceras o cuartas esposas para cuidar a los hijos de sus maridos y atender la casa.

Lago Rosa

Muchas de estas jóvenes no han visto otra cosa, sólo Sam Sam, pero son conscientes de que hay más, de que hay un lugar donde pueden trabajar y conseguir el dinero que les permita mantenerse a ellas mismas y a sus futuras familias. Sin embargo saben que de momento, conseguirlo en su país o fuera de él, es sólo un sueño.

Nuestros diez días transcurrieron con las chicas, aprendiendo mucho de ellas. Aunque también tuvimos la suerte de visitar algunas zonas del país, conducidas por El J-Hadji, el taxita que acompaña a Regina a “todos lados”. Sin él, como bien dice la misionera, no podría llegar a “ningún sitio”. Gracias a Falu, como le gustaba que le llamaran, un hombre culto e inteligente, conocimos Dakar, el lago Rosa, la isla de Ngor, la isla de Goree y la ciudad de Thyes, muy diferente a la capital.

Se cumplieron los diez días y se terminó nuestra estancia en el barrio y en Senegal. Ya nos tenemos que marchar, hemos aprendido tanto… Hemos visitado las casas de algunas de las alumnas, hemos conocido a sus familias y sus historias. Son gente agradable, amable, muy cariñosa y con muchas ganas de conocer.

El último día llegó, las chicas nos hacen una fiesta de despedida, cantan, bailan y quieren que bailemos como ellas, algo bastante difícil. Nos dan abrazos y nos dicen que esperan volver a vernos en Senegal o, entre risas, dicen que en España. Esperan nuestras cartas y las fotos que les hemos sacado ¡les encantan las fotos! Volvemos a hacer el mismo trayecto de vuelta al Aeropuerto, dejamos Sam Sam III y la carretera mejor construida del país. Adiós Senegal, hasta la vista y gracias.

Segunda parte de la cronica que nos trae Lourdes Romero desde Senegal. Lee la primera parte aqui.

En 2002 llegó a Sam Sam, Regina, una moja que vio la dificultad que tenían las chicas del barrio para conseguir iniciar los estudios primarios y secundarios que les permitieran, al terminarlos, abrir la puerta al mundo laboral. Comenzó entonces la construcción del Colegio Femenino Kalasans, financiado por la organización Manos Unidas, que ahora alberga a 150 chicas de entre 5 y 25 años. Estas chicas aprenden wolof (idioma oficial del país), francés, informática y alfabetización en los primeros años de estudios. Una vez que consiguen llegar a secundaria, empieza su formación profesional, en su mayoría costura, corte y confección. Y las que terminan sus estudios, pasan a formar parte de una cooperativa, perteneciente al colegio, que se encarga de la confección de todo tipo de artículos de regalos (carteras, bolsos, ropa, mantelerías) que después venden en España principalmente, y en menor medida, a Senegal y Europa. Aunque su mayor interés, hoy en día, es poner en marcha un proyecto que les permita acceder al mercado senegalés, sobre todo por el aumento del turismo europeo en el país en los últimos años. Fue con ellas con las que convivimos nosotras. Clases de diseño de bisutería durante toda la mañana, alternando con inglés y español y clases de masajes para dos de las chicas, que posteriormente se encargarían de ponerlo en práctica con sus compañeras.

Nuestras chicas

Astu, Carolyne, Mimi, Dnumbe, estas son algunas de nuestras chicas, casi todas musulmanas. Trabajan de sol a sol, en casa, yendo a la escuela para estudiar y trabajar en la cooperativa. Aunque son unas privilegiadas porque han conseguido que todavía no las casen y puedan así aprender un oficio para ser en un futuro “autosuficientes”. Todas ellas son chicas de Sam Sam III. Nacieron aquí o residen en este barrio porque sus familias no podían darles ninguna oportunidad en su pueblo natal y se las entregaron a sus familiares más cercanos para que pudieran sobrevivir. Todas conocieron a Regina en el barrio y consiguieron ser admitidas en el colegio para empezar su nueva vida que, aunque dura, afrontan con gran valentía. La gran mayoría no ha salido nunca de Senegal, muchas ni siquiera han ido a Dakar. Pero todas conocen Europa o América, por la televisión o por sus novios, padres o vecinos que se marcharon con o sin papeles, en avión o en cayuco a Europa en busca de una nueva vida. Las noticias que les llegan son demasiado esperanzadoras: trabajo, casa, comida y dinero. Esto provoca que muchos otros se lancen al mar en busca del sueño europeo, para perecer en el camino o llegar al destino y trabajar de sol a sol por un mísero sustento.

Aminata o Mimi, como le gusta que la llamen, nació en la región de Casamane, en la zona sur del país y único lugar donde la estabilidad del concepto nación de Senegal queda totalmente en entredicho. En este área, la violencia y los conflictos son numerosos, porque la población cree y reivindica la independencia de Casamane con respecto al resto del país. Mimi, nació en un pueblo de esta región donde vivía con toda su familia. Un día un hombre procedente de Dakar fue al pueblo y conoció a la familia de Mimi, quienes lo acogieron haciendo gala de su hospitalidad. El hombre agradecido y viendo que la familia pasaba por grandes problemas económicos decidió llevarse al hermano mayor de Mimi a Sam Sam, donde podría estudiar y conseguir un trabajo con el que alimentarse él y ayudar a su familia. Sin embargo, el hermano de Mimi no supo aprovechar la oportunidad que se le brindaba y decidió marcharse a Dakar atendiendo a las llamadas de las drogas. Como su buena intención se vio frustrada con la marcha del hermano, el hombre decidió llevarse consigo a Mimi. Al principio, ésta fue muy feliz en el barrio, donde era atendida y cuidada por su madre adoptiva, que la trataba con gran cariño. Pero todo cambió cuando esta mujer murió y su nuevo padre decidió casarse por segunda vez. La nueva mujer no era tan buena y amable y hacía trabajar a Mimi de sol a sol en la casa, además de tener que trabajar y estudiar. Ella no puede defenderse ni tampoco acusarla delante del marido, ya que esto se tomaría como una ofensa que atenta contra la hospitalidad del buen hombre y su familia. En esta situación se encuentra actualmente Mimi. A pesar de todo ella sigue yendo a trabajar diariamente a la escuela y es una de las mejores de su clase.

Astu y Carolyne

Mañana, la tercera y ultima entrega.