elgordo.jpg

Si tiene la suerte de ser uno de los afortunados ganadores de la lotería, intente ayudar en proyectos humanitarios donde poder gastar su dinero.

Por muy poco dinero, se puede contribuir a mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos, dándoles un techo, comida, medicinas o educación.