¿Qué imagen transmiten los medios de comunicación de las mujeres inmigrantes? ¿Rompen estereotipos? ¿Mantienen una visión etnocentrista? La organización Acsur Las Segovias lo ha investigado y ahora lo presenta con un documento que se ha publicado recientemente.

mujeres-bolivianas.jpgEllas y nosotros: El tratamiento mediático de las mujeres inmigrantes a debate es el documento que ha realizado Beiby Vaca para dar un diagnóstico, dentro del programa Voz de mujer Sud impulsado el pasado año por Acsur Las Segovias. La investigación se ha centrado en como la prensa, gratuita y la de pago, habla de las mujeres inmigrantes en sus informaciones, concretamente de las mujeres marroquíes y bolivianas, dos de las nacionalidades demográficamente más representadas en Cataluña, lugar que protagoniza el estudio.

Las condiciones del dicho estudio de investigación son muy claras, de esta forma se llega a la conclusión que las mujeres inmigrantes son visibles a la prensa sobre todo a través de las fotos cuando sus cuerpos, el color de la piel, los rasgos físicos, la ropa, etc llaman la atención.

Por otra parte, la imagen de las mujeres inmigrantes en la prensa se construye siguiendo los estereotipos de género, aparecen como madres, esposas, hijas y practicamente nunca como ciudadanas.

mujeres-marroquies.jpgEn tercer lugar, la imagen que se da es la de víctima de violencia de género, analfabetas que buscan trabajo doméstico, guardianas de las costumbres y submisas.

En cuarto lugar, las noticias acostumbran a destacar puntos negativos de las personas inmigrantes, de manera que automaticamente, se destaca lo que tenemos de positivo “nosotros”, es decir, la sociedad receptora.

Las mujeres inmigrantes son utilizadas por los medios de comunicación como el símbolo de la diferencia con una carga racista y marginal que en el imaginario colectivo incrementa el temor de la sociedad receptora de la inmigración.

Unas conclusiones que son alarmantes, pero que a la vez no nos dan una información que no sepamos, por este motivo, todos y cada uno de nosotros tenemos que intentar poner nuestro pequeño granito de arena para que esta discriminación disminuya día a día.

 

                                                                                                                                                                     La situación que están viviendo las mujeres de las favelas de Brasil es insostenible. Son víctimas de la violencia criminal y policial que asola sus comunidades.

La protección legal es practicamente inexistente en las comunidades marginadas y lo más parecido son las irrupciones policiales militarizadas que se producen eventualmente que no están precisamente para ayudarlas sino más bien todo lo contrario, la policía suele someter a las mujeres a cacheos ilegales, insultos, discriminaciones e intimidaciones. Por si esto fuera poco, son utilizadas en estos barrios como “camellos” o ganchos por las bandas de narcotraficantes y son consideradas como objetos tanto por delincuentes como por agentes de policía corruptos. 

A algunas mujeres les han afeitado la cabeza por haber sido infieles y las han obligado a brindar favores sexuales para pagar deudas. Un creciente número de mujeres acaban en el sistema de prisiones de Brasil, que actualmente se encuentra en su mayoría superpoblado y en unas condiciones desastrosas. En estas cárceles son sometidas a abusos físicos y psicológicos, incluida, en algunos casos, la violación.  La delincuencia y la violencia han perjudicado la atención sanitaria y la educación. Los servicios sanitarios, las guarderías y las escuelas pasan mucho tiempo cerrados debido a operaciones de la policía o a la violencia criminal. Los médicos y profesores a veces no se atreven a entrar en estos barrios tan comprometidos.

La Ley María Penha adoptada en 2005, establece que los países tienen que adoptar leyes para combatir, castigar y erradicar la violencia contra la mujer pero lo realmente URGENTE es que el gobierno brasileño que mejore la vida de las mujeres en las comunidades marginadas.

» Leer el resto..