El pasado 10 de junio en la sede de UNICEF, Danny Kaye Visitor’s Centre de Nova York se inaguró la exposición fotográfica “La vida y las esperanzas de los niños huérfanos y vulnerables en Swazilandia”. Las imágenes que se pueden verse son del fotógrafo Pep Bonet que se fijan en la repercusión que tiene el VIH y el SIDA.

unicefyfcb.jpgLos encargados de oficializar la inauguración fueron el Director Regional de la Oficina Regional de Ginebra, Philip O’Brien; el Representante de UNICEF en Swazilandia, Jama Gulaid; el Presidente del FC Barcelona, Joan Laporta y la Directora General de la Fundación FC Barcelona Marta Segú.Desde el año 2006, UNICEF y el FC Barcelona han unido esfuerzos para trabajar en favor de los niños y niñas del mundo en desarrollo, cuyas infancias están marcadas por la lucha contra la pobreza y la enfermedad. La exposición de fotografias muestra la repercusión del VIH y el SIDA en Swezilandia, lugar donde el FC Barcelona ha dirigido buena parte de su financiación a UNICEF. El FC Barcelona se ha comprometido a donar a UNICEF 1,5 millones de euros anualmente durante cinco años y desde el 2006 con la finalidad de apoyar los programas integuniceff.jpgrados de UNICEF, en beneficio de la infancia afectada por las enfermedades anteriormente nombradas. En el pasado, el FC Barcelona financió programas para apoyar a los niños huérfanos y vulnerables, afectados por el VIH/SIDA en los países de Swazilandia, Angola y Malawi. Este año, el FC Barcelona ha prometido fondos para apoyar programas en Malawi y Swazilandia, así como una contribución para la financiación contra el VIH y SIDA para la zona oriental y la meridional de África.

Los vencedores de la Liga de Campeones del 2009 lucen el logo de UNICEF en su indumentaria deportiva para mostrar su solidaridad con los niños y niñas de todo el mundo.

Para más información contactar con Chemi Teres, Medios de comuniación del FC Barcelona, correo electrónico chemi.teres@fcbarcelona.cat.

El Tsunami del año 2004 dejó una gran devastación en toda la parte del Océano Índico, causó centenares de miles de fallecidos y perdieron el hogar aún más personas. Ahora, UNICEF hace una revisión del avance posotivo después de estos cuatro años.

unicef.jpgEra un 26 de diciembre cuando la catástrofe ocurrió, una desgracia realmente, pero los logros son muchos gracias al esfuerzo y la voluntad de muchos. Aunque la situación de emergencia inmediata ha sido superada, UNICEF y sus aliados mantienen su compromiso de mejorar las vidas de millones de niños y niñas en toda la región.

Según las declaraciones de Jonathan Cauldwell, el ex Jefe de Programas de la Sección de Apoyo Humanitario y de Transición, “las lecciones del tsunami no van a terminar nunca”. Por otra parte, también comenta que la financiación también terminará, y que “podemos terminar la construcción, podemos terminar el proyecto, pero la intervención no termina nunca y sigue apremiándonos porque hemos dejado algo atrás”.

Actualmente las necesidades más imprescindibles para los niños y las niñas de la zona ya han sido cubiertas y son los païses más afectados los que se encuentran en un proceso de regularización de los servicios de ayuda. Además, son destacables los avances en materia de agua potable y saneamiento, a largo plazo, un tema importantísimo y fundamental, como también lo es la construcción de nuevos edificios y centros de enseñanza que sean capaces de soportar mejor las catástrfes naturales como un terremoto. Por todos estos motivos, se ha trabajado en esta dirección y muchos de los nuños y niñas afectados ahora pueden recibir una educación en las escuelas acogedoras que se han establecido.

Otro aspecto importantes es la alimentacón. De esta manera, ha habido también mejoras, la atención en la salud de los recién nacidos y las madres también han ayudado a que los países afectados den un paso adelante hacia la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que pretende frenar la mortalidad de los más pequeños.

before_after_tsunami_2004_500.jpgAunque cueste de aceptar y ver, la gran catástrofe del Tsunami también dió oportunidad a otros países, por ejemplo, en Banda Aceh, esta desgracia provocó la paz y el cese de un conflicto que hacía tiempo que duraba. En estas zonas, segun Caudwell, también se consiguió facilitar la construcción y “las inversiones en la infraestructura y los sectores sociales” además de “la capacidad a escala local para que las comunidades puedan hacerse cargo de la programación a largo plazo”.

La manera como se ha afrontado la problemática causada por el desastre natural ha provocado un cambio en la planificación y actuación de distintas ONGs de emergencia. “Gracias” al Tsunami se ha visto que hay una necesidad real de que los aliados y otras organizaciones de ayuda humanitaria coordinen mejor sus actividades.

UNICEF tuvo “la oportunidad” de poder trabajar en muchos países que sufrieron los daños del Tsunami y pudo responder con rapideza a la situación de alarma. En la actualidad continúa su lazo de ayuda a largo plazo para conseguir que los niños y niñas perjudicados tengan una mejor calidad y condiciones de vida.