Dependiendo de la sede central

Otra de las fustraciones de la gente que trabaja en el terreno es la dependencia a veces extrema de la sede central a la hora de tomar decisiones operativas. Aunque normalmente el jefe de misión (Head of mission) tiene la responsabilidad y la libertad para gestionar casi todo, hay cosas en las que simplemente hay que armarse de paciencia y esperar que contesten desde Europa o donde quiera que este tu sede para actuar.
Estos días por ejemplo, estamos esperando la autorización para algo tan simple como configurar nuevas cuentas de email para todo el personal de la oficina en Aceh con la dirección oficial de la organización, una autorización que no llega. En Alemania, en este caso, alguien tiene 10 emails con la solicitud esperando a ser contestados, revisados o lo que sea, y mientras aqui parte del personal usa Gmail, otros Yahoo, otros cualquier otra cosa incluso para comunicados oficiales, dando una imagen pesima del trabajo realizado (como por ejemplo enviar al gobernador de la provincia el último informe oficial sobre el estado de tus proyectos desde una direccion de email que no incluye siquiera el nombre de tu ONG).
Hay detalles que hay que cuidar, esto no pasaría nunca en una empresa seria en ningún sitio, ¿porque tiene que pasar cuando se trata de «ONGs»?. Es cuestion de mentalidad, parece que aún no se entiende que una ONG es también una empresa que simplemente se dedica a ayudar a otros en vez de generar beneficios. Pero la gestión tiene que ser la misma, cuestión de eficiencia y de imagen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *