Consumo responsable en la mesa

Cada vez se consume más pescado en nuestros hogares. Debido a este aumento en el consumo de este alimento, se han producido excesos en la pesca y sobreexplotación de muchas zonas a nivel mundial. La Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU, la FAO, dice que hay que pescar menos si queremos seguir pescando en el futuro.

                  Pesca 

Poniendo en práctica unas sencillas costumbres, conseguiremos reducir los tipos de pesca ilícitos y fomentar el consumo responsable: Te presento unos pequeños consejos que podrás aplicar a la hora de elegir responsablemente:

La etiqueta
En el súper, merece la pena perder un poquito de tiempo en observar lo que estamos comprando….el ministerio obliga a etiquetar el pescado de modo standard y curiosamente la casilla más leída es el precio… dedica algo de tu tiempo a comprobar estos conceptos:  
         El nombre: En la etiqueta ha de aparecer el nombre en nuestro idioma y la denominación original (generalmente una o dos palabras en latín) esto evita confusiones y el temido “gato por liebre”.   
         El origen: La etiqueta también te habla de la procedencia del producto, la zona donde se ha pescado. Nosotros podemos guiarnos por varios criterios, lo mejor es elegir el pescado procedente del lugar más cercano a nosotros (en España el Atlántico Nordeste y el Mediterráneo) ya que es la opción más ecológica. Sabiendo la procedencia también podemos determinar si provienen de caladeros sobreexplotados, en cuyo caso, deberíamos de rechazarlos.       
         El método de producción: Esta casilla te indica si el pescado se ha capturado en libertad (pesca extractiva o pescado) proviene de criaderos o granjas, en cuyo caso será cultivado (acuicultura o criado) o ha sido extraído mediante la técnica del marisqueo (recoger del fondo o de las rocas) que generalmente se usa para almejas, mejillones, etc.   
    
                                 

img_4588.jpg

 

Aprovechar los alimentos
Una de las bases del consumo responsable es aprovechar al máximo los alimentos, no significa que has de comer hasta reventar por no tirar la comida sino, aprovechar todo lo que puedas de cada alimento en el momento de cocinarlo. En los países desarrollados tenemos tendencia a deshacernos de alimentos que realmente no deberían de ir a parar a la basura ya que, podríamos hacer cantidad de cosas con ellos… las cabezas de los pescados sirven para hacer unos caldos deliciosos y además, se pueden congelar… que te parece una sopita de lluvia con un caldito de pescado…. mmmh!! mucho mejor que agua con una “pastillita de caldo” de ultimo momento… no?                                 

pezquenin.jpg

Pezqueñines no….
Aunque se intente regular la venta de peces de talla pequeña, lamentablemente seguimos encontrándonos con estos pececillos en los comercios… basta con que no los compremos para favorecer la vida de los pezqueñines… para saber las tallas mínimas, el Ministerio de agricultura, pesca y alimentación ha puesto en su página unos consejillos bastante útiles… para verlos, pincha aquí     

                                     

Pescado fresco de Galicia

 

Cuanto más cerca, mejor
El traslado de los alimentos supone un gasto medioambiental bastante fuerte, los buques, el transporte, los sistemas de refrigeración, etc.… esto sin contar que cuanto más cerca esté pescado, menos métodos de conservación pasará y, por tanto, llegará más fresco a nuestra mesa.
                              

Piscifactoria

 ¿Salvaje o cautivo?
Los animales de criadero están “cuidados por la mano humana” y eso, generalmente no es bueno… suelen tratarse con productos químicos para evitar enfermedades y aumentar el crecimiento (antibióticos, pesticidas, etc), además, el pienso que se les proporciona suele estar compuesto por pescado. Dicen que para conseguir 1Kg de salmón se emplean casi 4kgs de pescado… además, las jaulas de la acuicultura generan muchísimos residuos nocivos para el medioambiente.
 
                        

¿Que tienes dudas sobre temas medioambientales? Pues entra en Greenpeace    
                       

Consumo responsable

 

Solo siguiendo unos pequeños hábitos podemos contribuir al consumo responsable… ¿te apuntas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *