Una moda que es una necesidad

El Cambio climático, un tema que está tan de moda, y, ¿eso es bueno o malo? Te preguntarás. En mi opinión creo que lo bueno que tiene es que está en el punto de mira de la gente, de los medios de comunicación, de la sociedad en general, pero, ¿y si se queda estancado en esa idea? ¿y si se convierte solamente en una moda que pasa? ¿Qué pasará entonces? Hablemos y meditemos sobre el tema.

tierra_azul.jpg

Creo que hace tiempo que las cosas van mal, que vivimos en una sociedad extremamente consumista, materialista y elitista, llena de intereses económicos, lo peor. Supongo que todo tiene una parte positiva y otra negativa, algo gratificante habrá en esta sociedad, pero precisamente este es el problema, que todo para nosotros tiene que ser «gratificante. En este preciso instante nos encontramos en un punto clave, tenemos que actuar y tiene que ser ya, porqué un mañana será demasiado tarde, empezar mañana puede significar que no tengamos un mañana. Suena catastrofista pero es que tal y como vivimos ya tenemos indicios de que la cosa no puede continuar así: enfermedades, problemas sociales, crisis mundial, hambre, pobreza, guerras, crisis existencial, perdida de valores en la sociedad, ansiedad, depresiones…

Para empezar, simplemente tenemos que intentar entender lo que hacemos mal, coger conciencia de los problemas reales e interiorizarlo, no vamos a cambiar el mundo, no podemos, pero como decía un personaje de una serie infantil que admiraba de pequeña, el «Capitá Enciam» (Capitán Lechuga) «los pequeños cambios son poderosos», y firmemente estoy de acuerdo con él.

Reciclar, apagar las luces cuando no sea necesario tenerlas encendidas; ahorrar en calefacción y aire acondicionado (que no nos sorprenda, en verano tenemos que pasar calor y en invierno frío, es así de natural, aunque podamos suavizarlo con estos estupendos inventos tenemos que ser concientes de que la naturaleza es así). ir en transporte público o andando a los sitios ¡coger menos el coche!, intentar consumir menos e intercambiar más, sí, ¡cómo hacían nuestros abuelos! Alimentarnos con productos más naturales, evitar tomar medicamentos innecesarios (todos sabemos que la automedicación es una ley de vida muchas veces perjudicial para nuestro organismo y que en numerosas ocasiones ni nos planteamos), etc.

Todos estos pequeños sacrificios y muchos más (http://www.cambioclimatico.com/content/como-evitar-el-calentamiento-global-10-consejos) nos ayudarán a desencallar una rueda que no tiene fin, porqué su fin es el fin. Conseguiremos preservar nuestro entorno, porqué el medio ambiente no son «vegetales» con los que convivimos, son nuestra vida, vivimos dentro de la Tierra, es nuestro ecosistema, no estamos fuera de él, necesitamos que esté en las condiciones más óptimas posibles, porque sin agua no vivimos, porqué sin aire no vivimos, porqué sin carne ni vegetales no vivimos… porqué formamos un pack y tenemos que cambiar el chip para empezar a aprender y a respetar.

Leyes sancionadoras por causar un daño al medio ambiente, leyes sancionadoras por ir a más velocidad, leyes y más leyes que no harán efecto alguno si nosotros mismos no nos creemos que necesitamos vivir en un planeta más limpio. Más limpio y pulcro significa un mundo con menos enfermedades, menos estrés, más cualidad de vida en definitiva, porqué si hemos venido a este mundo es para disfrutarlo pero también para que las generaciones futuras puedan seguir existiendo. Ahí está, la extinción y el sufrimiento, sí, y va de verdad, o cambiamos o nos extinguimos, ahí queda dicho. Si es que al final, solo somos un simple animal, y los animales no son tan animales como nosotros.

Los pequeños cambios son poderosos, los buenos repercutirán directamente en ti y en tu entorno, pero es que los malos también.

Este post pertenece a la acción: 100 post por el cambio climático

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *